Inspiración por Europa

Viaja y sueña: descubre los puntos de encuentro del continente y explora las huellas de su historia con una nueva mirada.

Zagreb

La capital del corazón rojo

ZAGREB. PHOTO BY VIKTOR JURIC ON UNSPLASH

Zagreb, capital de la República de Croacia, es la ciudad perfecta para los que quieran sentir los latidos de la Europa central sin tumultos y disfrutar de una riquísima oferta cultural. La ciudad está dividida en tres zonas muy diferenciadas.

La Ciudad Alta de Zagreb es el principal atractivo de la ciudad. Acoge los dos barrios más bonitos de la capital: Gradec (o Gric) y Kaptol, que forman el núcleo medieval. Pasear por sus calles coloridas y señoriales, y disfrutar de su ambiente son actividades imprescindibles.

Se pueden ver restos de la época medieval junto a elementos neogóticos, mucho más modernos, como sus campanarios.

En el monte Kaptol reina la catedral de la Asunción de María, de estilo neogótico. Es uno de los edificios más imponentes de la capital croata. Las torres, de 108 m de altura, se pueden ver desde casi cualquier punto de la ciudad. Constituye el icono de Kaptol, porque Croacia es un país fervientemente católico y esa pasión se siente con fuerza en ese rincón.

ZAGREB ON DREAMTIME.HR

En el vecino monte Gradec se encuentra la zona más formal de la ciudad. Es el lugar en el que se desarrolla la vida administrativa. También es la zona noble, llena de palacetes barrocos y pequeñas iglesias.

No os asustéis si, de repente, oís un cañonazo. Se trata de una tradición centenaria: una salva que se efectúa cada día a las doce de la mañana desde la torre Lotrščak, construida en el siglo xiii.

LOTRSCAK TOWER ON GETTY IMAGES

En ese mismo barrio está la iglesia de San Marcos, uno de los monumentos más fotografiados de Zagreb, con su característico tejado multicolor donde se representan el escudo de Zagreb a un lado y el de Croacia, Dalmacia y Eslavonia (las tres regiones croatas) al otro. ¡Todo hecho con azulejos! En la plaza de San Marcos se ubica la sede del Gobierno de Croacia, el Parlamento croata (llamado Sabor) y el Tribunal Constitucional de Croacia.

Especialmente emotivo resulta el paso por la medieval Puerta de Piedra (Kamenita vrata), la única que se conserva de las cuatro que en la antigüedad daban paso a la ciudad. Además de ser la frontera casi oficial entre el viejo y el nuevo Zagreb, ese rincón esconde una curiosa capilla en honor a la Virgen María, patrona de Zagreb (cuya imagen venerada, dicen, se salvó de un incendio en 1731). Los croatas más devotos pasan horas y horas rezando en sus bancos, rodeados de velas y de placas donde se repite la palabra hvala, que significa ‘gracias’ en croata.

KAMENITA VRATA, NANI ARENAS

Dejamos atrás las oraciones y los formalismos, y nos vamos a la Ciudad Baja, el centro económico, cuyo corazón late en la plaza Ban Jelačić, uno de los iconos de Zagreb. Con las fachadas de estilo austrohúngaro, constituye una plaza peatonal que solo es atravesada por tranvías y que siempre está llena de gente. Igual que la calle Ilica, la más comercial.

Después de ir a comprar al famoso mercado Dolac, os invitamos a disfrutar del ambiente de Zagreb en la calle Tkalčićeva, a solo cien metros de la plaza Ban Jelačić. Las terrazas se suceden entre pintorescas casas de colores, músicos y mimos que ofrecen su espectáculo callejero, y puestos y tiendas de artesanía. Lo mejor es sentarse a tomar una cerveza (pivo, en croata), si puede ser, de la marca local, Karlovačko.

CARRER ZAGREB ON WONDERWANDERLISTA.COM

También es un buen lugar para comer. Os recomendamos que probéis algún pescado del mar Adriático, una de las recetas más sabrosas del país. También abundan los platos con matices centroeuropeos y las carnes fuertes, como el pecenje (carne asada), el janje (cordero) o el puran (pavo) con milinci (tallarines al horno), y los pasteles. Es imprescindible visitar la pastelería más clásica de la ciudad: Vincek.

Más de 30 museos y galerías de arte se reparten por toda la ciudad de Zagreb.

Hay muchos espacios verdes repartidos por Zagreb, pero ninguno tan bonito como el Jardín Botánico. Tiene muchísimas especies diferentes de plantas, varios estanques e, incluso, un puente de madera.

Y si lo que buscáis son buenas vistas, podéis subir al Zagreb Eye, un mirador en 182 m sobre el nivel del mar. Tendréis la ciudad a vuestros pies. Además, durante el verano hay música en directo desde las seis de la tarde.

BOTANICAL GARDEN

Últimamente ha adquirido mucha fama el Museo de las Relaciones Rotas (Museum of Broken Relationships), un lugar peculiar donde se recogen objetos entregados por personas que han sufrido la ruptura de una relación amorosa. Este museo recibió el premio Kenneth Hudson al museo más innovador de Europa en 2011.

Antes de marcharos, tenéis que hacer dos compras que son casi obligadas. La primera, una corbata: curiosamente, este complemento tan habitual de nuestra indumentaria es un invento croata. Y la segunda, el llamado corazón licitar, un recuerdo típico de la capital croata, elaborado en pasta y pintado de un rojo intenso, que encontraréis a la venta en todas partes y en diferentes tamaños.

COR LICITAR, NANI ARENAS

Per a més información podéis visitar la web de turismo de Zagreb.

LAS CLAVES DE ESTA CIUDAD:

Un libro

La novela Ruta Tannenbaum, del escritor Miljenko Jergovic, en la cual se explica la historia de dos familias de Zagreb que residen en el mismo edificio durante la Segunda Guerra Mundial. Una es católica y la otra, judía. La obra es un homenaje a la artista croata Lea Deutsch, una niña prodigio judía que llegó a ser conocida como la Shirley Temple de Croacia.

Un personaje

Marija Jurić Zagorka, que fue la primera mujer periodista del país y una gran escritora muy apreciada por sus paisanos. También fue una gran luchadora por los derechos de las mujeres.

Un lugar

El Hotel Regent Esplanade Zagreb (1925), una joya del art déco construida para alojar a los ostentosos pasajeros del famoso tren Orient Express, que hacía escala en Zagreb en la línea París-Estambul.

Una canción

«Nuestra hermosa patria» («Lijepa naša domovino»), el himno nacional de Croacia, obra del siglo xix compuesta por el poeta Antun Mihanović.

Un plato

El filete de ternera rebozado (zagrebački odrezak) al estilo del Wiener Schnitzel y relleno de abundante queso y jamón. También son típicas las galletas de pimienta.

Una fiesta

El Día de la Ciudad de Zagreb, que se celebra el 31 de mayo, una fiesta en honor a la Virgen María de la Puerta de Piedra.