Vieneses

Un café con Josep Maria Roca

Fotógrafo de vocación y de profesión. No hay mejor manera de presentarlo que a través de una imagen: él con una cámara de fotos en las manos.

“Soy un amante de la fotografía, me he pasado más de media vida haciendo sesiones publicitarias y no me puedo imaginar haciendo nada más que no sea detrás una cámara».

¿Cómo y cuándo nació tu pasión por la fotografía?

Nació durante mi época universitaria. En aquel momento estudiaba Derecho, pero no me gustaba lo que hacía. Entonces ya me apasionaba la fotografía y, gracias a un concurso que convocaba el Centro Excursionista de Castellar, me fui involucrando en ella cada vez más. Así fue como descubrí que lo que realmente me llenaba y me hacía feliz era la fotografía.

¿Tienes alguna fuente de inspiración?

Mi principal fuente de inspiración es la calle. Soy muy curioso e inquieto, por eso siempre observo mi entorno y su gente. En definitiva, bebo de las personas y de su vida diaria porque todo lo que hago va dirigido a ellas y porque son ellas las que realmente juzgan mi trabajo y me dicen si lo que hago está bien o no.

La fotografía publicitaria es un círculo: las personas te inspiran a ti y tú inspiras a las personas.

¿Y algún referente?

Cuando busco estilos concretos lo hago a través del cine, la televisión y las redes sociales; es decir, voy allí donde está el público. La fotografía publicitaria es un círculo a través del cual inspiras a las personas ofreciéndoles lo que ellas esperan de una manera idealizada, pero, al mismo tiempo, son ellas las que nos inspiran porque nosotros buscamos capturar sus emociones y sus ideas. Sólo de ese modo conseguimos conectar con el público.

¿Te consideras creativo?

Más que creativo, me considero comunicador. En el estudio trabajamos por proyectos y cada uno tiene un público en concreto. Nuestro objetivo es comunicar lo que nos plantea el cliente. Para hacerlo, buscamos la mejor manera de conectar con el público y, muchas veces, la mejor manera no es la más creativa.

¿Existe la inspiración?

Sí, evidentemente, aunque cuando se trabaja por encargo, si no la encuentras la tienes que buscar. En mi caso, siempre que empiezo un trabajo me meto y me involucro hasta que acabo enamorándome de él. Sólo así se obtienen buenos resultados. Siempre he pensado que todos los proyectos tienen algo que los hace interesantes y hay que encontrar ese punto para extraer lo mejor de ellos.

Explícanos algún proyecto del que te sientas orgulloso.

En general, estoy orgulloso de todos y cada uno de los proyectos que he hecho. Cada proyecto tiene su historia, algunos son más divertidos, otros más laboriosos…, pero todos me han aportado aprendizaje y eso es muy positivo.

También recuerdo con mucho cariño los proyectos que me han permitido ganar premios y reconocimientos, como, por ejemplo, un encargo de Audi con el que gané mi primer LAUS.

Siempre que empiezo un trabajo, me meto y me involucro hasta que acabo enamorándome de él.

¿Qué o quién crees que te ha traído hasta dónde estás hoy?

Mucha gente: clientes, agencias y colaboradores, pero sobre todo y en primer lugar, la gente de mi estudio, José, Oriol, Pilar y Anna. Anna es mi pareja y sus opiniones sobre las fotografías que hago me han ayudado mucho.

¿Algún sueño por cumplir?

Me gustaría resumir en un libro todos los proyectos que he hecho gracias a trabajar con agencias y clientes de primer nivel.

LOS DESTACADOS DE JOSEP MARIA 

La clave de la felicidad es…

hacer lo que te gusta y poder compartirlo con los demás.

Una canción…

«Hotel California», de Eagles.

La mejor conversación es…

alrededor de una mesa con los amigos, un viernes por la noche.

Una receta del Viena…

el Cevapcice.