Explora la carta

Somos artesanos modernos apasionados por nuestro oficio. Preservamos recetas y velamos por el producto con honestidad y transparencia.

Ipaaperol

¿Quedamos hoy?


En invierno suelen pasar dos cosas: que veas mucho a los amigos o que no los veas nada. Si eres de los últimos, ya es hora de ponerle remedio, ¿no te parece?

Esta temporada, os proponemos un cóctel con Aperol, sin duda el licor italiano de moda. Es una combinación muy divertida elaborada en el momento en nuestros restaurantes. Empezamos poniendo el hielo y un chorrito de coulis de naranja; después añadimos el Aperol y la cerveza IPA, y por último lo decoramos con una rodaja de naranja.

Una bebida con personalidad que encaja con diferentes momentos del día, más allá del fin de semana.

El resultado de esta combinación es una bebida de baja graduación (4,3°), con burbujas y amarga, pero con un contrapunto dulce.

El Ipaaperol es tremendamente versátil porque encaja con cualquier plato y cualquier momento. Es idóneo para el aperitivo y para el brunch del fin de semana, y también para el afterwork de entre semana. Es una bebida que encaja con vuestros momentos de conversaciones, puestas al día y encuentros en el Viena. Sencilla y moderna.

Aperol: el rey del afterwork

El Aperol (sin el apellido Spritz) es un licor de origen italiano, de color rojo cereza, compuesto de diferentes hierbas y raíces.

Este aperitivo tradicional se empezó a elaborar como digestivo hacia el año 1919, en tiempos de la Primera Guerra Mundial, pero no se popularizó hasta después de la reciente crisis económica en Europa.

¿Qué es la IPA?

La IPA (India Pale Ale) es un tipo de cerveza artesanal de la cual seguro que has oído hablar últimamente. Pero ¿sabes a qué debe su nombre?

La versión más popular y aceptada explica que, en 1763, los cerveceros británicos buscaban una cerveza que pudieran llevar a la India, un trayecto muy difícil a causa de las altas temperaturas a que se veía expuesta la cerveza. El maestro cervecero George Hodgson, de la cervecera Bow, modificó la receta añadiendo más lúpulo y alcohol, ingredientes perfectos como conservantes y antisépticos, y que la preservaban a falta de refrigeración. Esta nueva creación no solamente fue capaz de sobrevivir contra viento y marea, sino que aportó un sabor muy peculiar a la cerveza, más amargo y con un aroma más intenso.