Explora la carta

Somos artesanos modernos apasionados por nuestro oficio. Preservamos recetas y velamos por el producto con honestidad y transparencia.

Coca Sofía

La Europa más oriental.


LOS INGREDIENTES

  • Asado de cerdo de elaboración propia
  • Salsa de yogur y comino
  • Calabacín
  • Queso Emmental
  • Cebolla asada
  • Pan de coca de elaboración propia

El origen del plato

Nos inspiramos en la gastronomía de Estambul para elaborar una coca que combina asado de cerdo de elaboración propia con verduras. Es una receta ideal para quien desea huir de las comidas copiosas y pesadas.

Esta primavera viajamos a Turquía y, en concreto, a Estambul para presentaros la Coca Sofía: asado de cerdo de elaboración propia, salsa de yogur y comino, calabacín, queso Emmental, cebolla asada y pan de coca de elaboración propia.

Una oportunidad para descubrir uno de los condimentos más populares de la cocina turca: la salsa de yogur y comino.

Esta receta combina los ingredientes más populares de la gastronomía turca, caracterizada principalmente por el empleo de especias, ingredientes vegetales, carnes asadas y salsa de yogur. Se trata de una cocina muy rica y conocida en todas partes por unir atributos de la gastronomía de la península balcánica con la de Oriente Medio.

y'amal on VisualHunt.com / CC BYC

La reinterpretación del Viena

El asado de cerdo es de elaboración propia y aporta cuerpo y textura a la receta. Los otros ingredientes que lo acompañan son: el calabacín cocido, que ofrece un ligero sabor dulce con un toque amargo; el queso Emmental, que proporciona una consistencia tierna; y la cebolla asada, que le da un toque meloso. Todos estos ingredientes se combinan con la salsa de yogur y comino, que brinda el rasgo distintivo de la receta: el sabor de las especias.

La salsa de yogur y comino aporta un toque especiado.

La combinación del asado de cerdo con las verduras convierte esta coca en una receta ideal para saborearla como plato principal y huir de comidas más contundentes.

Estambul y su gastronomía

Estambul, conocida históricamente como Constantinopla, es una ciudad transcontinental situada entre Europa y Asia. Por eso, su gastronomía es muy rica y variada, ya que combina elementos de ambas cocinas: la mediterránea y la de Oriente Medio. Debido a su ubicación estratégica, siempre ha sido una ciudad muy disputada que se ha ido constituyendo en capital de varios imperios: el romano, el bizantino, el latino y el otomano.

Su cocina representa el cruce de caminos que confluyen en la ciudad.

szeke on visualhunt / CC BY-ND

Su cocina representa el cruce de caminos que confluyen en la ciudad y, en concreto, en el estrecho del Bósforo, que une el mar de Mármara con el mar Negro y separa físicamente Asia de Europa. Estambul es un punto de encuentro de varias culturas que han repercutido en la gastronomía de la zona. Ahora bien, la cocina turca no solo ha recibido influencias, sino que ella misma también ha servido de inspiración y ha dejado su impronta en otras gastronomías, como por ejemplo la búlgara y la griega, donde podemos encontrar ingredientes compartidos, como el yogur, el queso fresco y el empleo de especias, entre otras cosas.

Calabacín

El calabacín es una de las hortalizas más populares de la cocina mediterránea. Se suele servir tanto crudo como cocido. A menudo lo encontramos a la parrilla, fresco en ensaladas, como ingrediente principal en cremas y tortillas o, simplemente, como acompañamiento de carnes o pescados. Para elaborar la Coca Sofía apostamos por el calabacín cocido.

Esta hortaliza proviene de la familia de las cucurbitáceas, a la que también pertenecen la sandía, el melón o la calabaza. Todas ellas son plantas con flores y con frutos de un tamaño considerable, de piel sólida y sabor intenso. El calabacín llegó a las regiones más occidentales del mar Mediterráneo gracias a los árabes, que fueron pioneros en su cultivo y producción en esas zonas. Durante la Edad Media, esta hortaliza se convirtió en un alimento muy consumido por las clases humildes y medias, y en la actualidad es una de las verduras más populares de la cocina mediterránea.

Asado de cerdo de elaboración propia

En Viena, elaboramos el asado de cerdo de la receta con dedicación y esmero. Iniciamos el proceso abriendo la panceta de cerdo; a continuación, la rellenamos con recorte de magro y cabeza de lomo, y la condimentamos con especias. Por último, la atamos y la introducimos en el horno.

pedro Angelini on Visualhunt.com / CC BY
stijn on Visualhunt.com / CC BY-NC-ND

Se trata de un procedimiento que realizamos siguiendo técnicas tradicionales por medio de las cuales asamos la carne lentamente durante cuatro horas y la bañamos con ron. Este ingrediente se va absorbiendo poco a poco hasta crear una capa exterior caramelizada y crujiente que contrasta con la parte interior del corte, más jugosa y esponjosa.

Comino

La salsa de la Coca Sofía se elabora con yogur y comino. Es una salsa fresca, aromática e ideal como acompañamiento de carnes.

El ingrediente estrella de esta salsa es el comino. Esta planta típica del Mediterráneo pertenece a la familia de las apiáceas y únicamente vive en climas cálidos. Mide entre 20 y 30 cm de alto y tiene un tallo delgado. Presenta unas flores muy pequeñas, aunque lo que empleamos como especia son sus semillas. El sabor que aportan es cálido, muy aromático, un poco amargo y picante, mientras que su olor es penetrante y ligeramente dulce.

El comino es el ingrediente estrella de la salsa: aporta un sabor cálido, muy aromático y un olor penetrante.

Suele emplearse en la gastronomía de la Europa central para enriquecer platos de carne, como albóndigas y salchichas, para preparar el curri y también para aromatizar licores, púdines y pasteles. Además, es muy común encontrar infusiones que incluyen esta especia.