Explora la carta

Somos artesanos modernos apasionados por nuestro oficio. Preservamos recetas y velamos por el producto con honestidad y transparencia.

Bianco

La de los queseros


LOS INGREDIENTES

  • Queso Brie
  • Rúcula
  • Salsa de Tomate
  • Mozzarella fresca

La pizza de brie y rúcula es una exquisita variación gourmet de este popular plato italiano. Su característica principal es el contraste de sabores: una hortaliza con toque picante y, de base, el sabor suave del brie.

Tomando como base la clásica margherita, le añadimos el queso brie. Horneamos la pizza a una temperatura de 275ºC hasta que se funden la mozzarella y el brie, y la pizza queda bien jugosa.

El resultado es una pizza tradicional que, tras su horneado, toma un aroma único y un aspecto dorado. Justo antes de servirla, la completamos con un topping de rúcula fresca que, aun pasando más desapercibida, ofrece al plato la textura ideal.

Gusto por el queso.

La combinación de quesos mozzarella y brie hace de esta pizza la opción perfecta para los amantes del queso y, sin duda, toda una experiencia gourmet.

Auténtica pizza italiana

La nueva Pizza Viena es una auténtica pizza italiana, elaborada de manera tradicional, como en las mejores pizzerías, y con los mejores ingredientes seleccionados: harina de calidad, mozzarella fresca, base de tomate natural, aceite de oliva y los mejores toppings.

Antes de llegar a nuestros locales, las pizzas pasan por un periodo de maduración (entre 2 y 6 grados) de 48 horas, seguido de otro de fermentación a temperatura ambiente de 12 horas. Se cubre con una base de tomate natural muy suave y con mozzarella 100 %. Las barras de mozzarella, producidas semanalmente, se rallan en el momento para dar mayor naturalidad y una textura de hilo muy elástica. Para terminar, se cuece en un horno de piedra refractaria, como si de un horno de leña se tratara.

Gracias al proceso de estirado manual, la pizza tiene una forma artesanal alargada y ovalada, que nos recuerda a la clásica pizza alla pala. Se trata de un formato más desenfadado e informal que servimos en un envase especial, ideal para su consumo individual, para compartir con la familia o los amigos durante una cena de verano improvisada.