Inspiración por Europa

Viaja y sueña: descubre los puntos de encuentro del continente y explora las huellas de su historia con una nueva mirada.

Roma

La ciudad eterna

Roma, ciudad difícil de describir, aunque imprescindible en cualquier lista viajera. Ya lo decía Petrarca: “Necio es quien admira otras ciudades sin haber visto Roma”. Cabe advertir que es un destino intenso y abrumador, por su inmensidad.

Si la idea es pasar un fin de semana, en el centro de la capital se encuentra la mayor parte de los lugares imprescindibles, la Roma clásica. Pero debéis tener en cuenta que es una ciudad tan rica que esconde rincones desconocidos igual de encantadores.

La ciudad es del todo indescriptible: el caos, el paisaje, los monumentos y la modernidad conviven en un mismo espacio.

Empezamos nuestro recorrido en la Fontana di Trevi. No olvidéis lanzar una moneda a la fuente (sobre el hombro izquierdo) si queréis volver a Roma. La segunda foto, ante el Coliseo, donde la mirada nos lleva hasta los años del Imperio, cuando se creó este coloso en el que contemplaban las luchas entre gladiadores y el martirio a los cristianos… ¡más de 50.000 espectadores!

Seguimos el viaje en el tiempo para sumergirnos en el Foro Romano, espacio donde reina la esencia de los grandes gobernantes: Julio César, Augusto, Trajano y otros emperadores. Por supuesto, debéis pasar la prueba de fuego de los amantes respondiendo con la mano metida en la Bocca della Verità, situada en la fachada de la iglesia de Santa Maria in Cosmedin. Audrey Hepburn y Gregory Peck hicieron famoso este monumento en la película Vacaciones en Roma.

El Circo Máximo es otro de los grandes monumentos, escenario de las famosas carreras de carros. Desde ahí podéis subir al monte Aventino, una de las siete colinas sobre las que se alza Roma, que os llevará al parque Savello, donde se encuentra el Jardín de los naranjos y la residencia de los caballeros de la Orden de Malta. Os recomendamos echar un ojo a través de la cerradura, en la que se esconde una imagen idílica de Roma con la cúpula de San Pedro al fondo, perfectamente encuadrada en el centro de la estampa.

La siguiente visita es la Ciudad del Vaticano, uno de los seis microestados europeos. Imposible no quedarse boquiabierto ante la monumental columnata que da forma a la plaza de San Pedro, ¡con 284 columnas y 140 esculturas! Es imprescindible entrar en la cúpula creada por Miguel Ángel. El artista, icono del Renacimiento italiano, es también el autor de las pinturas que decoran las paredes y los techos de la anexa Capilla Sixtina, la otra gran iglesia del Vaticano.

Roma no sólo impacta desde el suelo. Si os gustan los recorridos exotéricos no dejéis de visitar las catacumbas de Roma más famosas, que se encuentran bajo tierra a lo largo de la Via Appia, cubiertas por la deliciosa campiña romana. Monumentos y naturaleza en plena armonía.

Entre los monumentos de Roma, la Piazza di Spagna es la que combina un ambiente más alegre, internacional y moderno. La imponente escalinata es un escenario en el que te sentirás protagonista de la ciudad y sus historias.

Perdeos entre las calles y las plazas del barrio del Trastevere.

Llega la hora de desconectar y perderse por las bohemias calles del Trastevere, el barrio más romántico, oculto tras el río Tíber. Es un buen sitio para hacer compras y degustar una deliciosa pizza al taglio o un plato de pasta fresca. Y para terminar, un delicioso helado en cucurucho en la Piazza Navona, el complemento más delicioso para un fin de semana ideal.

En este punto, os proponemos un reto: se esconde en Roma la fórmula mágica que permite convertir los metales en oro. La receta está tallada en una de las puertas de la mansión del marqués de Pietraforte, en la plaza Vittorio. El problema es que está escrita en forma de jeroglífico y hasta ahora nadie ha conseguido descifrar el secreto. ¿Os animáis a intentarlo?

Para más información podéis visitar la web de turismo de Roma.

LAS CLAVES DE ESTA CIUDAD:

Un libro

Un otoño romano, de Javier Reverte. Es tracta d’una guia de viatge sobre una ciutat plena de carrerons que cal recórrer «amb la curiositat d’un gos perquè a cada cantonada topes amb un tresor».

Un personaje

Federico Fellini, director de cinema que va saber plasmar amb mestria l’essència de Roma.

Un lugar

El cim del turó del Palatí, on, a més de visitar les restes de la que va ser residència personal d’August, es poden contemplar les millors vistes del Fòrum Romà i del Circ Màxim.

Una canción

La titulada «Three Coins In The Fountain» (‘Tres monedes a la font’), dedicada a la Fontana di Trevi i interpretada per Frank Sinatra a la pel·lícula del mateix títol, una comèdia romàntica dels anys cinquanta.

Un plato

La porchetta, carn de porc al forn amb herbes aromàtiques que se serveix freda i en rodanxes.

Una fiesta

Al mes de juliol se celebra la festa de Noantri, al barri del Trastevere. Durant quinze dies, aquest entramat de carrerons s’omple de música, de llums i de gastronomia. Arrenca amb la processó de la Mare de Déu de l’església de Santa Àgata.