Bocados culturales

Aprende y disfruta: el arte, la música y las palabras nos permiten descubrir de dónde venimos para poder decidir hacia dónde vamos.

¿Cuántos arcos aparecen cuando llueve?

Descubrid el origen de la expresión «arco iris» y otras maneras de nombrarlo.

ARC DE SANT MARTÍ (arco de San Martín)

La tradición bíblica dice que el arco iris apareció después del Diluvio Universal como símbolo de la alianza de Dios con los hombres. Fue durante la Edad Media cuando se le empezó a nombrar tal y como se le conoce en catalán, en alusión a un santo que fue muy venerado en Europa durante la Edad Media. En Cataluña, su culto fue introducido durante la conquista de los francos, de quienes los catalanes adoptaron la expresión “arc de sant Martí”.

Cuenta la leyenda que un día, Martín, hijo de un oficial del ejército romano, desafió al diablo a ver quién de los dos hacía un arco iris más bonito y más grande. El futuro santo ganó la apuesta al crear un magnífico arco multicolor que dejó al demonio boquiabierto y muy enfadado. El arco del demonio, más pequeño y de colores más difusos, habría originado en el imaginario popular el arco secundario que a menudo se puede ver junto al auténtico arco iris.


ARC DE PLUJA (arco de lluvia)

Aparte del arc de sant Martí, en el dominio lingüístico catalán, también se emplean otras expresiones como arc del cel (“arco del cielo”) o arc de pluja (“arco de lluvia”), que equivale al rainbow inglés o al arco-da-chuva portugués.


ARCO IRIS

La denominación castellana de arco iris alude al nombre de la diosa que, en la mitología griega, era la mensajera de los dioses. Como símbolo de la unión del cielo y la tierra, Iris era representada con alas y cubierta por un velo muy tenue que, a la luz del sol, se descomponía en diferentes colores.


ARCO DE LA VIEJA

En otras lenguas (gallego, asturiano, galés) se emplean denominaciones que significan “arco de la vieja”, en referencia a un ser fantástico relacionado con los fenómenos meteorológicos que está presente en muchas culturas de la antigüedad. Nosotros nos referimos a él en la cancioncilla popular catalana: “Plou i fa sol, les bruixes es pentinen; plou i fa sol, les bruixes porten dol” (“Llueve y hace sol, las brujas se peinan; llueve y hace sol, las brujas van de luto”).