Inspiración por Europa

Viaja y sueña: descubre los puntos de encuentro del continente y explora las huellas de su historia con una nueva mirada.

Lovaina

La ciudad universitaria con sabor a cerveza.

VISITFLANDERS on Visualhunt.com / CC BY-NC-NDC

Nada más llegar a Lovaina (Leuven), hay una imagen que nos advierte de la riqueza de esta pequeña capital situada en la región belga de Flandes: su monumental ayuntamiento. Es conocido como el Stadhuis, el nombre que recibe en la lengua oficial de la ciudad: el flamenco, y dicen que es uno de los ayuntamientos más bonitos de Europa.

El edificio se empezó a construir en 1439, pero las ¡236 esculturas! que decoran la fachada son muy posteriores pues no se colocaron hasta el año 1850. A los habitantes les gusta jugar a reconocer las figuras y es que la mayoría son representaciones de personajes locales: escritores, artistas, políticos… Llama la atención las pocas mujeres representadas: ¡solo encontraremos a 16! y en contraposición, también choca el elevado número de referencias religiosas, algo inusual en un edificio civil.

Sjaak Kempe on VisualHunt / CC BY

236 esculturas decoran la fachada del Ayuntamiento de Lovaina.

Justo en frente encontramos otro de los iconos de Lovaina, la iglesia de San Pedro. Pero para ver lo que realmente ha hecho famosa a Lovaina tenemos que caminar un poco y adentrarnos en la cara más alegre y popular de la ciudad, también conocida como “la capital de la cerveza”.

La ciudad recibe este sobrenombre porque durante muchos años fue una de las más grandes productoras de cerveza de Flandes. Cuentan que llegó a albergar ¡más de 780 establecimientos cerveceros!, muchos de ellos también eran fábricas que producían diferentes marcas. Lo más curioso es que 30 de ellas todavía permanecen activas.

chilangoco on Visualhunt.com / CC BY-SA
The Wolf on Visualhunt.com / CC BY

De esta tradición sale otro de los apodos de Lovaina, la ciudad que acoge la barra del bar ¡más larga del Europa!. En realidad así se llama a la Oude Markt, plaza cercana a la ya mencionada Plaza Mayor donde se concentran ¡tantos bares! que se han ganado a pulso este título. Los estudiantes (Lovaina es también una ciudad universitaria) se retan a ver quién es capaz de entrar en todos y cada uno de los establecimientos a tomar algo…

Eso sí, un consejo: mejor acompañar las cervezas con unas patatas fritas, plato típico en todo Flandes, o unos mejillones, clásicos que nunca deben faltar en una mesa en un viaje por esta región.

El recorrido cervecero es una gran diversión para todos los habitantes y visitantes.

El recorrido cervecero es una gran diversión para los aproximadamente 40.000 estudiantes que, llegados desde todo el mundo, año a año invaden las aulas de la prestigiosa KU Leuven (Universidad de Lovaina). Una buena cifra si tenemos en cuenta que es esta una ciudad pequeña, con no más de 80.000 habitantes. Flota en el ambiente un aura cultural que se traduce en exposiciones artísticas, jornadas científicas, eventos, encuentros, fiestas y citas con la creatividad y el futuro como protagonistas.

juanvvc on VisualHunt.com / CC BY-SA

Quienes prefieran huir del bullicio estudiantil tienen también muchas opciones: es una ciudad llena de parques que serpentean alrededor del río Dijle. Jardines interiores, casi secretos y abadías a las que se puede llegar en bicicleta, sin duda el vehículo más recomendado para moverse por toda la zona. Es el que utilizan los estudiantes para ir a clase, la gente para ir a trabajo, al supermercado, para ir de compras por la comercial calle Mechelsestraat, ¡En Lovaina la bicicleta es el medio de transporte estrella!. Además, moverse en bicicleta es muy recomendable para quemar la cerveza consumida y abrir el apetito.

La bicicleta es también el mejor medio para llegar al maravilloso beaterio, quizá uno de los rincones más hermosos de Lovaina. Era una antigua ciudad donde, allá por el siglo XIII, habitaban mujeres, llamadas beguinas, las cuales consagraban su vida a la oración, sin retirarse totalmente del mundo.

alh1 on Visual hunt / CC BY-ND
The Wolf on Visual Hunt / CC BY

El beaterio de Lovaina fue uno de los más importantes, y llegó a tener 30 beguinas alojadas. Es también uno de los mejor conservados y está protegido por la Unesco. Perderse por sus calles de piedra es sinónimo de relax, un contraste con el bullicio de la Oude Markt.

La vanguardia también está representada en la ciudad, personalizada en el Museo M. Un edificio digno del siglo XXI donde se exhibe la colección de arte local, desde el gótico al arte contemporáneo. Para a quienes les guste visitar la cara más moderna de la tradicional Lovaina.

Descubre cómo sobrevivir en Lovaina!

Para más nformación puedes consultar la web Visit Flanders.

LAS CLAVES DE ESTA CIUDAD:

Un libro

No se puede elegir solo uno, Lovaina es también conocida como la ciudad belga de los libros por su Biblioteca Universitaria: fue atacada en las dos guerras mundiales pero sigue conservando más de un millón de ejemplares de libros.

 

Un personaje

El humanista y pensador Erasmo de Rotterdam fue uno de los más prestigiosos profesores que pasó por la Universidad de Lovaina. Y fue uno de los impulsores del prestigio del centro entre los últimos años del siglo XV y la primera mitad del XVI, los años gloriosos.

Un lugar

Lovaina esconde un jardín botánico donde reina la más absoluta tranquilidad. Frecuentado por visitantes amigos de desconectar del mundo recorriendo las más de dos hectáreas repletas de árboles, plantas exóticas, arbustos… pertenece a la universidad desde 1738, y se creó para complementar los conocimientos de los estudiantes de medicina.

Una canción

Mejor dicho, canciones típicas belgas, las que se entonan en los llamados “cantus”. Fiestas estudiantiles que se organizan en varias ocasiones a lo largo del curso en las que se canta mientras se bebe cerveza durante horas.

Un plato

En todas las ciudades belgas se comen deliciosas patatas fritas. Las encontrarás en todas los restaurantes de Lovaina donde se recomienda acompañar el plato con alguna cerveza, a ser posible de elaboración artesana.

Una fiesta

A principios de agosto se celebra el Hapje Tapje. Una jornada festiva en la que se organizan actividades tan curiosas como la carrera de los camareros, en la cual los participantes atraviesan la ciudad con una bandeja llena de cervezas en la mano y salvan curiosos obstáculos mientras el público anima a los concursantes.