Bocados culturales

Aprende y disfruta: el arte, la música y las palabras nos permiten descubrir de dónde venimos para poder decidir hacia dónde vamos.

La primera acuarela abstracta

Aunque no tiene título, esta acuarela de Vasili Kandinski es conocida mundialmente como la primera acuarela abstracta (1912). Sus obras son el resultado de un largo trabajo teórico que dejó escrito en diferentes libros que ayudan a comprenderlos.

El autor la pintó en los turbulentos años previos a la Primera Guerra Mundial. En aquel momento, la aparición del arte abstracto fue toda una revelación contra el arte tradicional, un movimiento que buscaba la pureza a través de las formas y los colores. Actualmente, la obra se encuentra en el Centro Pompidou de París.

Vasili Kandinski (Moscú, 1866 – Neuilly-sur-Seine, 1944) es considerado uno de los padres del arte abstracto y el gran teórico del movimiento. El pintor no buscaba representar la naturaleza, que consideraba insuperable, sino la esencia del arte: ¿Cómo podemos expresar significados que todos conocemos a través de la pintura? Kandinski revolucionó el mundo del arte aplicando criterios objetivos (matemáticas, música…) para evocar las emociones.

1. El resultado de un largo estudio

El arte abstracto buscaba un lenguaje nuevo. Por esa razón no se trata de una pintura hecha al azar, sino el resultado de largas investigaciones que Kandinski realizó sobre el dibujo y el color.

2. La transición hacía un nuevo movimento

Aunque parece que pintó esta acuarela en 1910, le puso fecha de 1912. Ese atraso fue voluntario, pues el pintor esperó a que las nuevas ideas artísticas fuesen más aceptadas para mostrar su obra al público.

3. Las formas geométricas

Este pintor ruso emigrado a Europa estaba fascinado por las formas geométricas y su poder místico. De hecho, creía que en la figura del triángulo se encontraba el símbolo de la “vida cambiante del alma”.

4. Ritmo y movimiento

Las líneas y los colores que vemos en este cuadro intentan reproducir el ritmo y el movimiento. Es algo típico de las obras de Kandinski, que de muy joven quería dedicarse a la música.

5. Compensación cromática

Si nos fijamos, el azul y el rojo en este cuadro siempre aparecen juntos. Kandinski lo hizo así expresamente porque el azul denota frialdad y simboliza la fuerza de contracción, y permite compensar el color rojo, que expresa calidez y simboliza la expansión.

6. Nuevas lecturas sobre el arte

Un día, Kandinski se sorprendió al ver un cuadro donde no reconocía ninguna figura específica. Después se dio cuenta que se trataba de una obra suya, pero estaba colocada al revés. Así empezó su interés por “otras lecturas” del arte.

Para más información puedes visitar la página sobre el autor.