Bocados culturales

Aprende y disfruta: el arte, la música y las palabras nos permiten descubrir de dónde venimos para poder decidir hacia dónde vamos.

Gastronomía con gusto europeo

Muchas regiones o ciudades europeas las podemos recorrer a través de nuestra gastronomía. ¡Son comidas que nos trasportan a su lugar de origen!

Mayonesa

Son muchas las leyendas que se refieren al origen de esta famosa salsa. Una de ellas lo vincula con un mariscal de las tropas francesas, el duque de Richelieu, familiar del famoso cardenal. En el siglo xviii, después de arrebatar Menorca a los ingleses, Richelieu quiso celebrar la victoria con un buen banquete en Mahón. Para la ocasión, su chef de campaña intentó hacer una salsa a base de crema y huevo. Al no salirle, acabó empleando aceite de oliva. El resultado fue una crema muy original. La salsa tuvo tanto éxito entre los comensales que la denominaron mahonnaise en recuerdo a Mahón. Por otro lado, esta ciudad toma el nombre de Magón, el hermano de Aníbal, que en el siglo iii a. de C., durante las guerras púnicas, iba a Menorca a reclutar honderos.


Macedonia

Es un plato que mezcla diferentes tipos de fruta en trocitos adobados con azúcar y licor o zumo de fruta. Toma el nombre de una región multiétnica situada al norte de Grecia donde conviven griegos, búlgaros, albaneses y serbios. En otros países se la conoce como ensalada o cóctel de frutas. La actual República de Macedonia, de cultura eslava, no se corresponde con los límites territoriales del reino de Macedonia de los tiempos de Alejandro Magno, en el siglo v a. de C. Se independizó de la antigua Yugoslavia en 1991. Su etimología es un misterio.


Hamburguesa y Frankfurt

Estos dos iconos de la gastronomía americana fueron introducidos en los Estados Unidos a finales del siglo xix de la mano de los inmigrantes alemanes. El trozo de carne presionado entre dos rebanadas redondas de pan debe su nombre a Hamburgo, el principal puerto de Alemania, la ‘ciudad fortificada’, en lengua germánica. En cambio, la salchicha o hot dog toma el nombre de Frankfurt (el ‘paso de los francos’), ciudad del centro del país teutón —una versión suya sería la salchicha de Viena, que también hace alusión a otra ciudad, la capital de Austria. En un principio, tanto el Hamburger como el Frankfurter se comían en un plato. Parece que fue durante la exposición universal de San Luis, celebrada en 1904, cuando algunos restaurantes los sirvieron para llevar entre dos rebanadas de pan. Claudicaban así ante la moda de la comida rápida, el fast-food.


Avellana

Procede de la expresión latina nux avellana (‘nuez de Avella’), en alusión a una población de Campania, en el sur de Italia, donde este fruto era muy abundante. Durante el Imperio romano, dicha población se llamaba Avellino. El topónimo podría proceder de la palabra etrusca abblona (‘manzana’) por ser una zona de muchos manzanos. Esta hipótesis se ve reforzada por el hecho de que tanto la palabra inglesa apple como la alemana Apfel (‘manzana’) tienen su origen en la raíz indoeuropea *pel-, que originó el vocablo etrusco abblona. Con el tiempo, Avellino no sólo sería conocida por sus manzanas, sino también por sus avellanas. En la Antigüedad, a este fruto se le atribuyeron numerosas virtudes mágicas, entre ellas, la de conferir la fertilidad.