Manifiesto vienés

Una forma de ser, una forma de hacer, una filosofía de vida.

Porque viajo...

Soy un explorador curioso que viaja por la vida y por Europa enamorándose cada día de la cultura popular europea.

Un viaje que me transporta a nuevos destinos, en compañía o en soledad, y me impulsa a descubrir mi entorno con una nueva mirada.

Y porque viajo, soy vienés.

Porque descubro...

Viajo por la cultura popular europea, por sus puntos de encuentro y por las huellas de su historia, aprendiendo el arte, la música y las palabras. Porque sólo si descubrimos de dónde venimos podemos decidir hacia dónde vamos.

Camino por las calles de una ciudad europea y llego a una plaza que no conozco. En una terraza descubro una conversación, leo un libro o escucho una canción en lenguas que ignoro y que a la vez entiendo.

Y porque descubro, soy vienés.

Porque saboreo...

Europa es un cruce de caminos y yo, el viajero que saborea la comida popular europea, una comida que conserva recetas y vela por el producto con el espíritu honesto y transparente de los artesanos modernos.

Saborear un plato nuevo o disfrutar del aroma de un buen café, y mejor en buena compañía. Porque los aromas y los sabores construyen mi memoria.

Y porque saboreo, soy vienés.

Porque comparto...

Vivo con espíritu europeo. Una forma de ser, una forma de hacer, una filosofía de vida. Viajo con optimismo y con valores, de una manera única, disfrutando y aprendiendo de los pequeños momentos.
Tesoros intangibles, momentos, ilusiones y recuerdos que toman sentido cuando los comparto con los míos y construyen nuestro legado común.

Y porque comparto, soy vienés.

Porque sueño...

Quiero preservar y popularizar el legado de la cultura europea y contribuir a construir el de las generaciones futuras.

Camino con los pies en la tierra y con la mirada alta, atento a todo lo que me queda por descubrir, saborear y compartir. No renuncio a seguir soñando cada día para dejar un mundo más hermoso a nuestros hijos.

Y porque sueño, soy vienés.

Test del Vienès