Inspiración por Europa

Viaja y sueña: descubre los puntos de encuentro del continente y explora las huellas de su historia con una nueva mirada.

Savonlinna

La región de los mil lagos

Escondida entre mil lagos y con dos colores como protagonistas: el blanco de la nieve en invierno y el verde de sus bosques el verano.

Savonlinna es una pequeña localidad finlandesa de no más de 30.000 habitantes,  formada por una serie de islas ocultas en el sur de la región del Saimaa, donde se esconde el lago más grande de Finlandia y uno de los más grandes de Europa. Pero ojo, el Saimaa solo es uno de los más de 200.000 lagos que dan forma a este laberintico rincón lleno de islas, estanques, ríos, canales, colinas y bosques conectados entre sí, cercanos a la frontera de Rusia. De ahí el nombre con el que se conoce a la zona: la Región de los Mil Lagos, un paraje idílico que en invierno se tiñe de blanco y en verano brilla con mil tonos de verdes. Dos estaciones antagónicas que marcan la vida, la gastronomía, el ocio y el estado de ánimo de los habitantes de los alrededores.

Pero lo que más llama la atención de Savonlinna y alrededores son los mares de hielo que se forman con la congelación del agua de los lagos. Estos se convierten en desiertos blancos que los finlandeses utilizan para desplazarse y disfrutar de actividades de invierno como el esquí, el patinaje, las caminatas sobre raquetas de nieve o los viajes en moto de nieve o en trineo. Para calentar el cuerpo después de las actividades al aire libre ¿qué tal un chupito de koskenkorva? Es el vodka local de los finlandeses y ¡les encanta!

Pero si viajáis a la ciudad a partir de abril: todo cambia. Las temperaturas empiezan a subir de los cero grados, el sol se deja ver y las horas de luz aumentan (casi quince minutos diarios). Es el inicio de la primavera, estación que culmina con el deshielo absoluto, con una explosión de color y con las famosas noches blancas y la aparición del sol de medianoche, que sustituyen las largas horas de oscuridad invernal.

Es en estas fechas cuando uno se da cuenta que para los finlandeses la naturaleza es su más preciado tesoro. La respetan por encimo de todo. Por eso allí nunca hay incendios a pesar de las altas temperaturas que se alcanzan en verano (una media de 28 grados) y todo está impecable. La gente conoce las reglas y sabe que para disfrutar de los encantos de la naturaleza hay que cuidarla con mucho mimo.

Es famosa por su naturaleza y por acoger el prestigioso Festival Internacional de Ópera.

Pero Savonlina no es sólo famosa por su naturaleza, ni por su tranquilidad y belleza, sino también por acoger el prestigioso Festival Internacional de Ópera, el evento más importante del año y que tiene lugar en julio. Durante tres semanas, la ciudad se llena de melómanos llegados desde todo el mundo que acuden para disfrutar de óperas, conciertos, orquestas… las cuales se representan en un escenario mágico: en el patio del castillo de Olavinlina (San Olaf). Su estampa parece flotar en un lago que nunca se hiela debido a las corrientes, y presume por ser una de las construcciones medievales mejor conservadas de Escandinavia, construido en 1475 (cuando Finlandia era parte del reino de Suecia). Sus sólidos muros de piedra además de música esconden leyendas como la de una joven que, cuentan, murió presa en el castillo por traicionar a su patria y cuyo fantasma aún merodea entre los pasillos.

Photo by Aenneken on VisualHunt / CC BY

Durante los días del festival, la tranquila y fría Savonlinna se transforma. Las calles de llenan de terrazas, de puestos donde comprar esos pescados de agua dulce, procedentes de los lagos y de especialidades locales como los muikkus (boquerones), arenques o las llamadas lörtsyt, empanadas de carne. Por supuesto, hay que aprovechar la ocasión para probar la carne de reno, muy tierna y muy habitual en todos los restaurantes. Y que no falte un plato de salmón salvaje: ¡Delicioso!

No podéis iros de la ciudad sin saborear sus sopas de verduras, especialmente si podéis escoger, decantaros por la de setas y de remolacha: ¡exquisita!. Y en el momento de los postres no dudéis en probar sus tartas, helados o pasteles elaborados con frutas y bayas del bosque: arándanos, frambuesas, moras, grosellas deliciosas gracias a la pureza del aire y a la ausencia absoluta de contaminación. Como aderezo, regaliz salado (salmiakki). Sí, es este uno de los productos estrellas de Finlandia y lo encontrarás en forma de caramelo, gominola… con mil formatos y sabores. También es habitual encontrar postres edulcorados con xylitol, sustituto del azúcar extraído del abedul. Y últimamente se han puesto de moda los platos elaborados con resina.

Si te gustan todas estas especialidades gastronómicas finlandesas, puedes aprovechar para comprar carne de reno ahumada o salmón envasado al vacío en el mercado al aire libre de Savonlinna, que en julio está siempre muy animado. Pasadas estas fechas, todo vuelve a la tranquilidad. Demasiada quizá. Pero esa es la esencia de Savonlinna. Naturaleza y relax.

Otro lugar donde empaparse de la esencia de la zona es el museo forestal de Lusto en Punkaharju, muy cerca de Savonlinna. Es casi un templo para los finlandeses donde se exhibe la fuerte interrelación que existe entre el hombre y el bosque. Y el valor de la industria maderera en este país cuyos bosques abastecen de papel a medio mundo, pero donde el sistema está organizado para que la misma máquina que arranca un árbol plante a su vez otros seis. Así la cadena no se rompe y es que para los finlandeses: ¡Innovación y naturaleza van siempre de la mano!.

¡Descubre cómo sobrevivir en Savonlinna!

Para más información puedes consultar la web de Savonlinna.

LAS CLAVES DE ESTA CIUDAD:

Un libro

Seitsemän veljestä (siete hermanos) fue la primera obra importante que se escribió en lengua finlandesa. Fue escrita por Alexis Stenvall en 1872.

Un personaje

Erik Axelsson Tott fundó el Castillo de Olavinlinna en 1475 para proteger a la ciudad y controlar la inestable frontera entre el reino de Suecia (del cual formaba parte la ciudad) y Rusia.

Un lugar

El Parque Nacional Kolovesi es un entorno único y singular para disfrutar de la naturaleza y la tranquilidad.

Una canción

Según el compositor Lutoslawaksi, Finlandia es la tierra prometida de la ópera y es que es la tierra con el número de estrenos por habitante más alta y también la que mejor acoge y vive este fenómeno musical.

Un plato

El lörtsyt es una empanada que puede servirse salada con carne (lihalörtsy) o dulce con manzana (omenalörtsy) o de mora (lakkalörtsy).

Una fiesta

La ciudad se llena de fiesta durante el Festival de Ópera de Savonlinna que se celebra cada año desde 1907 y que tiene lugar en el Castillo medieval de Olavinlinna.