Explora la carta

Somos artesanos modernos apasionados por nuestro oficio. Preservamos recetas y velamos por el producto con honestidad y transparencia.

Pastelito de Lisboa

El dulce portugués más popular


LOS INGREDIENTES

  • Hojaldre
  • Crema
  • Canela

El origen y la historia de la receta

Su origen nos traslada a Porugal y, en concreto, en la zona de Belém, en Lisboa. Se conoce que la receta original del pastelito fue creada en el siglo XVIII por los monjes católicos del convento lisboeta de los Jerónimos, en Belém. Después de la Revolución Liberal de 1820, todos los conventos de Portugal cerraron, expulsando a todos los trabajadores y el clero.

Pastéis de Bélem

Fue así como alguien del Monasterio decidió poner a la venta, en un pequeño comercio del lado del Monasterio, los pastelitos a los que llamaron “Pastéis de Belém”.

La receta del pastelito original es secreta y sólo la conocen los maestros pasteleros que trabajan en la fábrica de Belém y que la elaboran de manera artesanal, fieles a la receta creada hace más de 200 años.

Las cifras avalan la receta secreta y es que el local fabrica y vende cerca de 20.000 pastelitos al día. Unas cifras que no nos sorprenden teniendo en cuenta que es uno de los lugares más visitados por los habitantes y turistas de la ciudad. Además, hay que vigilar porque hay muchas variantes del Pastéis de Belém en todo el país, pastelitos que normalmente encontramos bajo el nombre “pastéis de nata” que intentan simular los originales. Solamente en Belém podremos disfrutar de una experiencia gastronómica única y exclusiva.

Noiva que come pastel, não tira mais o anel.

Pastéis de Bélem

Portugal es país de tradiciones y en todo el país existe la cita “Noiva que come pastel, não tira mais o anel” (Novia que come pastel, ya no se saca más el anillo). Por ello, no es de extrañar ver a parejas promesas o recién casadas comer un pastelito al original local de Bélem.

La reinterpretación del Viena

Inspirándonos en el tradicional “Pastéis de Belém” presentamos un pastelito elaborado con base de hojaldre y crema aromatizada con canela. Un pastelito dulce ideal para degustar de postre, como acompañante de una taza de café o para cualquier momento del día en que te apetezca un capricho dulce. Todo el sabor de Portugal en un bocado.