Explora la carta

Somos artesanos modernos apasionados por nuestro oficio. Preservamos recetas y velamos por el producto con honestidad y transparencia.

Elaboración propia del pan

Pan a la vieja usanza

Una de nuestras tradiciones más arraigadas es el proceso de producción y fermentación del pan. La ha­rina proviene de antiguos molinos con más de tres ge­neraciones a sus espaldas y se combina para conseguir una mezcla confeccionada por cinco variedades de trigo como mínimo. Las catorce toneladas de harina que utilizamos cada semana toman forma en varios tipos de pan: flautas y flautines, barritas, cocas y panecillos redondos.

En la elaboración de las flautas y los flautines, el punto clave es la fermentación. Las hacemos fermentar cada día de 18 a 24 horas en nuestros establecimientos y las cocemos allí mismo cada dos horas. Así nos aseguramos un resultado óptimo: piezas recién hechas y crujientes con sus características burbu­jas en la corteza.

Las flautas y los flautines fermentan cada día de 18 a 24 horas en el establecimiento y se cuecen allí mismo cada dos horas para servir el pan recién hecho.

Nuestras cocas, una receta de origen italiano que elaboramos con mucha dedicación y pasión para ofrecer un pan con una capa exterior crujiente, ideal de combinar con los ingredientes cárnicos de elaboración propia. El resultado son recetas consistentes, ideales para comer como platos principales.

También elaboramos nuestras barritas y panes redondos con mucho esmero, cuidando el proceso hasta el último detalle. Nuestros panes redondos son el mejor aliado de las hamburguesas que elaboramos también en nuestra fábrica.

Seguimos fieles a nuestra manera de entender la cocina y el compromiso por el trabajo bien hecho. Somos artesanos con oficio comprometidos con lo que hacemos y como lo hacemos.