Inspiración por Europa

Viaja y sueña: descubre los puntos de encuentro del continente y explora las huellas de su historia con una nueva mirada.

Los mercados de Navidad más populares a Centro Europa

Cuando llega la época navideña, las ciudades del centro y el norte de Europa se llenan de mercados de Navidad repletos de motivos decorativos, de artesanía, de Glühwein, de dulces típicos… Vale la pena pasear por ellos y adentrarse en la atmósfera festiva que desprenden. ¿Queréis conocer los cuatro mercados más populares del centro de Europa?

Mercado de Estrasburgo

La ciudad de Estrasburgo es conocida como la capital de la Navidad. El título se lo ha ganado gracias a su mercado de Navidad, que es el más antiguo de Francia (se inauguró en 1570) y se ha convertido en el más grande de Europa. ¡Y es que en realidad la ciudad no acoge un único mercado, sino once!

Los mercados de la ciudad reciben cada año a cerca de dos millones de visitantes durante las cinco semanas que están funcionando. En esos días, la ciudad se llena de fiesta con más de trescientos puestos decorados que brillan y huelen a especias, a vino caliente y a buñuelos.

El inicio de la época navideña en la ciudad está marcado por el encendido de las luces de un gran árbol de Navidad que se coloca en la plaza Kléber. ¡Se trata de uno de los días más esperados para los estrasburgueses!.


Mercado de Colonia

Junto a la catedral está el Weihnachtsmarkt am Kölner Dom, que significa “mercado de Navidad de la catedral de Colonia”. Es el mercado más popular de la ciudad, ya que se encuentra justo en su centro neurálgico, en la plaza más transitada. El mercado cuenta con puestos de artesanía, comida y bebida organizados de manera concéntrica alrededor de un gran árbol de Navidad situado en medio de la plaza.

Está lleno de puestos en los que se vende una de las bebidas más populares de Alemania, el Glühwein, y otros productos típicos del país, como las almendras caramelizadas, las galletas navideñas de jengibre, el ponche y el bratwurst. Además, en este mercado también se ofrecen especialidades de otros países, como la fondue suiza y la raclette francesa.


Mercado de Praga

La capital de la República Checa tiene uno de los mercados de Navidad más románticos de Europa. La ciudad se llena de motivos decorativos que iluminan y pintan las calles y las plazas de diferentes colores para que los ciudadanos y los viajeros se sumerjan en un auténtico cuento de Navidad.

Hay muchos mercados por toda la ciudad, aunque uno de los puntos con más movimiento es la plaza de la Ciudad Vieja, que destaca por un espectacular árbol de Navidad en el centro y un gran portal de Belén a tamaño real, rodeado de casetas de madera. Casetas con figuras de belén, joyas hechas a mano, decoraciones para los árboles de Navidad y comida típica de esa época. Vale la pena probar las especialidades que se elaboran en los diferentes puestos, como las salchichas, las mazorcas de maíz y las castañas, que se acompañan con Glühwein o con el popular grog, agua caliente azucarada con ron.


Mercado de Bruselas

El mercado de Navidad que se instala en la plaza Sainte-Catherine y en los alrededores del Palacio de la Bolsa de Bruselas se convierte en el protagonista de la ciudad durante los meses más fríos del año. El mercado está formado por 250 casetas donde se pueden comprar regalos, artesanía y productos gastronómicos. Y es que el mercado es un festival culinario lleno de golosinas naturales de fruta, salchichas, quiches, quesos, embutidos, crepes, buñuelos y churros. Entre los puestos de bebidas no faltan los de cerveza belga, chocolate a la taza o vino caliente, las bebidas más reconfortantes para protegerse del frío.

El mercado destaca porque cuenta con actividades para los más pequeños de la familia, entre ellas, tiovivos infantiles, un dinosaurio de hielo, una pista de patinaje sobre hielo y una noria gigante. Tanto para pequeños como para grandes, es muy recomendable subir a la noria a disfrutar de la vista de la plaza llena de gente y de puestos.


Mercado de Viena

Los mercados de Navidad en Viena nacieron hace más de 700 años. En 1975 el principal mercado se instaló en la plaza del Ayuntamiento y hoy en día sigue siendo el más concurrido de la ciudad. Para entrar en él hay que pasar por un gran arco lleno de estrellas iluminadas. Aparte de los puestos navideños, hay un montón de actividades para los niños: un tiovivo, un tren de renos y un ferrocarril, además de un belén a tamaño real y un gran muñeco de nieve.

Durante esta época, la más esperada del año, la música está presente en la ciudad con una programación de conciertos que se alargan hasta después de la Navidad y que se convierten, junto con el mercado, en los protagonistas de la temporada.