Inspiración por Europa

Viaja y sueña: descubre los puntos de encuentro del continente y explora las huellas de su historia con una nueva mirada.

Lisboa

Donde se respira el fado.

Vintagedept via visualhunt / CC BY

Lisboa es conocida como la ciudad de los siete cerros, del fado y de los pastéis de Belém. Una ciudad romántica y llena de escenas de postal que hay que vivir: los tranvías que recorren las calles estrechas y empinadas, el espectacular elevador de Santa Justa y las melancólicas melodías.

La Baixa es el barrio más céntrico y comercial de la capital de Portugal, una zona que os descubrirá la historia de la ciudad. Allí encontraréis una de las plazas más bonitas y populares de Lisboa, la praça do Comerço o plaza del Comercio. Actualmente se encuentra en el mismo lugar donde había estado el Palacio Real, que quedó destruido durante el terremoto que sufrió Lisboa en 1755.

Erik Cleves Kristensen via Visualhunt / CC BY

La plaza destaca por los edificios porticados, llenos de luz y color, con un arco que simboliza la antigua puerta de Lisboa, por donde antaño entraban los barcos mercantes.

La calle más comercial es la Rua Augusta. Vale la pena pasear por ella y pararse un momento a descansar en el popular e histórico café Nicola o en la pastelería Suiça. Cerca de allí se encuentra el elevador de Santa Justa, diseñado por Raoul Mesnier de Ponsard y construido en 1902. Este elevador tiene más de 45 metros de altura y conecta la Baixa Lisboa con el barrio del Chiado. Desde arriba se puede disfrutar de una gran panorámica de la ciudad: las vistas del río y de toda la Baixa, el castillo de São Jorge y las plazas do Comerço y Rossio. ¡No os lo podéis perder!

La ciudad sufrió un terremoto en 1755 que prácticamente la destruyó.

Una vez en tierra, resulta imprescindible subir a uno de los tranvías que recorren las estrechas e inclinadas calles de la ciudad. Otra parada indispensable es el castillo de São Jorge, que se ve desde cualquier punto de la capital, ya que está situado en el cerro más alto de Lisboa. Se trata de una construcción musulmana que fue reconquistada a mediados de siglo xii por el primer rey de Portugal. Por desgracia, el castillo también sufrió las consecuencias del devastador terremoto de 1755. Quedó en ruinas y no se pudo restaurar hasta el siglo xx.

Orellana Pizarro via Visualhunt / CC BY-ND
All Kinds of New via VisualHunt.com / CC BY-ND

El Bairro Alto es uno de los mejores barrios para perderse al atardecer y por la noche. Os recomendamos cenar en uno de los muchos restaurantes que acoge el barrio y saborear uno de los platos típicos de la ciudad. Entre ellos destaca el caldo verde, un puré de patatas con tiras de col; las sardinas a la brasa; y los buñuelos de bacalao, llamados pataniscas de bacalhau. Sin duda, Lisboa es una excelente ciudad para los amantes del pescado y la gastronomía.

Herryb via Visualhunt / CC BY-SA

Y, si sois amantes de los dulces, no os podéis perder la zona de Belém. Allí encontraréis el establecimiento donde nacieron y se elaboran los mejores pasteles de crema de la ciudad: os pastéis de Belém, la especialidad gastronómica de la ciudad y del país por excelencia.

La historia explica que este dulce nació justo en el Mosteiro dos Jerónimos. Este monasterio, que hoy en día es considerado una joya arquitectónica, fue encargado por el rey Manuel I de Portugal y fundado en 1501 en una antigua ermita. El monasterio es un símbolo de la era de los descubrimientos del país, un destino imprescindible si se quiere revivir la historia de la ciudad. Además, se encuentra justo delante del actual establecimiento donde se siguen elaborando los originales y exclusivos pastéis de Belém.

Francesbean via Visualhunt / CC BY-ND
Zingaro. I am a gipsy too. via Visual Hunt / CC BY

Pero antes de abandonar la ciudad, debéis aseguraros de que habéis disfrutado en directo de un buen fado, el género musical insignia de Portugal. Acercaos al Cine Theatro Gymnásio, en la rua da Misericórdia, y disfrutad de los Fado in Chiado, los espectáculos más populares. ¿Os animáis a cantar?

Para más información podéis consultar la web de la Oficina de Turismo de Lisboa.

LAS CLAVES DE ESTA CIUDAD:

Un libro

Lisboa: what the tourist should see es un libro de Fernando Pessoa. El autor se refería a Lisboa como su casa y, a diferencia de los otros libros del autor, se trata de la única obra con un lenguaje objetivo y vacío de retórica.

Un personaje

Fernando Pessoa (Lisboa, 1888-1935) fue un poeta y escritor muy reconocido. Una de sus obres más conocidas es “Pessoa elemesmo”, la única que vio publicada en vida.

Un lugar

La librería Bertrand, ubicada en el barri de Chiado, se inauguró en 1732 y, a día de hoy, es la librería más antigua de Europa que todavía sigue en actividad.

Una canción

Más que una canción, hablar de música tradicional portuguesa es hablar de fado. Es el género musical por excelencia del país y Lisboa es la mejor ciudad donde disfrutar de espectáculos de fado en directo.

Un plato

El pastéis de belém es popular en todo el país pero su origen lo encontramos en el barrio de Belém de Lisboa. El único sitio donde saborear la auténtica receta es el establecimiento que tiene el mismo nombre que el pastel y que se fundó en 1837.

Una fiesta

La Feria del libro es un evento muy popular de la ciudad. Se celebra cada junio y su origen se remonta en 1930. Es una oportunidad para sumergirnos en la literatura y disfrutar de sus historias.