Bocados culturales

Aprende y disfruta: el arte, la música y las palabras nos permiten descubrir de dónde venimos para poder decidir hacia dónde vamos.

La libertad guiando al pueblo

Eugène Delacroix. Musée du Louvre

Es una de las obras más importantes del Romanticismo. Representa la insurrección del pueblo francés ante las políticas extremadamente conservadoras de la monarquía del rey Carlos X.  Fue la primera obra en plasmar un tema de política actual, motivo por el que causó un gran escándalo social.

Eugène Delacroix. Es considerado el exponente del romanticismo francés. Sus obras destacan por combinar diferentes rasgos como erotismo y muerte, decorados orientales, dominio del color sobre la línea y plasmar la voluntad del hombre como factor fundamental.

1. La guía del pueblo

Ella es la guía del pueblo, como alegoría de la Libertad esta mujer puede recordarnos a una estatua de la Grecia clásica… Sin embargo, fijaos en la axila: el vello y el fusil en mano nos recuerdan la realidad de la Revolución que se vivió entre el 27 y el 29 de julio de 1830.

2. La juventud revolucionaria

Aquí vemos un niño alzando la voz de protesta, se trata del símbolo de la juventud revolucionaria. La boina que viste, de terciopelo negro, era la boina propia de los estudiantes franceses que más tarde vistió al personaje de Gavroche en la obra Los Miserables de Víctor Hugo (1862).

3. La presencia de Delacroix

La vestimenta de los personajes es la propia de la época, Delacroix representó así las diferentes clases sociales que se unieron en la revuelta. El señor con sombrero de copa simboliza al burgués o artesano y lleva un fusil típico de caza. ¡Se dice que podría ser un autoretrato del mismo Delacroix!

4. Les ideas liberales

Esta figura viste completamente diferente a la de su compañero… Se trata de un obrero que viste con ropas andrajosas, boina y una cinta roja en la cintura que simboliza las ideas liberales del siglo XIX.

5. La bandera francesa

Este personaje arrodillado y con el pañuelo en la cabeza representa a los jornaleros franceses dedicados a la vida en el campo. Sobre el fondo de colores grises, el pañuelo, el cinturón y la camisa blanca del cadáver, vuelven a recordarnos la bandera francesa.

6. La Guardia Real

Este cuerpo que yace junto al resto es un soldado de la Guardia Real. Lo reconoceremos por su traje y fueron éstos los enviados por el rey para frenar las revueltas. Hubo 200 caídos  en las tropas reales mientras que los civiles muertos ascendieron a 1.800.

Para más información podéis leer la biografía de Eugène Delacroix