Bocados culturales

Aprende y disfruta: el arte, la música y las palabras nos permiten descubrir de dónde venimos para poder decidir hacia dónde vamos.

Ciudades con historia

Bajo el nombre de cada ciudad se oculta una leyenda o una creencia. ¡Vamos a descubrirlas!

La toponimia es la disciplina que estudia los nombres de lugar. Los nombres de algunas ciudades europeas provienen de un epónimo, es decir, del nombre de un personaje real o mitológico. Otros nombres siguen siendo un misterio. Ahora bien, lo mejor de descifrar los nombres de las ciudades es adentrarse en su historia.

ROMA

Su etimología no está nada clara. Una tradición de origen griego se inventó un personaje epónimo llamado Rhomos, derivado a su vez de una palabra que significaría “fuerza”. Otra teoría vincula el topónimo con ruma, “pecho” en latín, en alusión a la forma de las siete colinas de la ciudad. Aun así, la teoría más famosa es la que se vincula con Rómulo, su fundador.


BERLÍN

El nombre de la capital de Alemania significaría “tierra no cultivable” o “tierra deshabitada” en la lengua de los vends, pueblo eslavo que habitaba la zona antes que los germánicos.

Otra teoría dice que deriva del alemán bär (“oso”), de ahí que sea el animal que aparece en la bandera del país.


PARÍS

El nombre de la ciudad del amor hace honor a los parisii, un pueblo galo que vivió a orillas del río Sena. Con los romanos fue rebautizada como Lutetia, de raíz celta ignota.

Hoy París también es conocida como la ciudad de la luz (ville lumière), porque fue de las primeras de Europa en tener alumbrado público, y el apodo también le vino muy bien al convertirse después en centro de las artes y la cultura.


BARCELONA

Se cree que el nombre proviene de “Barkeno”, “hacer barcas” para los laietanos; y “Barcino” posteriormente en latín. Pero hay otra versión que se relaciona con Hércules: se decía que el héroe se enamoró del paisaje y decidió fundar una ciudad. Salió de Grecia con 9 barcas y una se perdió… pero llegó a Barcelona antes que las otras. Hércules bautizó la nueva ciudad con el nombre de BARCA-NOVA (“barca novena” en latín).