Inspiración por Europa

Viaja y sueña: descubre los puntos de encuentro del continente y explora las huellas de su historia con una nueva mirada.

Café Majestic

El emblema de la belle époque.

Habladorcito via VisualHunt.com / CC BY-ND

El café Majestic es el icono del art nouveau en Oporto. Está situado en la calle peatonal de Santa Catarina, en la zona comercial más importante de la ciudad, y por sí solo es capaz de transmitirnos la esencia de toda la ciudad: belleza, arte y melancolía.

No podéis visitar Oporto sin entrar en el café Majestic. Paseando por la calle de Santa Catarina os llamará la atención la impresionante fachada de mármol, decorada con elementos florales, dos elegantes columnas y tres ventanas rectangulares. Sobre la entrada hay una guirnalda que enmarca las iniciales del Majestic y la sujetan, por sus extremos, dos figuras de niños que invitan a la gente a entrar. Dentro, destaca la lujosa decoración caracterizada por espejos, figuras, mármoles y maderas nobles.

Este ambiente tan elegante contrasta con un pasado decadente que forma parte de la historia más reciente del establecimiento.

pedrosimoes7 via VisualHunt / CC BY

El café Majestic abrió sus puertas en 1916 con el nombre de café Elite. Diseñado por el arquitecto Joao Queiroz e inspirado en los trabajos de su maestro, José Marques da Silva, era un edificio que generó mucha expectativa entre la población. Desde el primer momento, el café atrajo la atención de intelectuales, bohemios y personas de la alta sociedad que iban a tomar un té o un helado.

Trevor.Huxham via Visual Hunt / CC BY-NC-ND

Entre los clientes del café destacaba el oficial de la marina portuguesa, piloto aviador e historiador Gago Coutinho, que siempre iba rodeado de mujeres espectaculares. En una de sus tantas visitas, Gago Coutinho apareció acompañado de la actriz de teatro y cine Beatriz Costa, considerada un icono de la cultura popular lusa.

A pesar del éxito del primer año, el nombre de Elite se asociaba a la monarquía, lo que resultaba un freno para los burgueses y los republicanos, que en aquellos momentos estaban en auge. Por eso, el café cambió su nombre por el de Majestic, que se adecuaba al encanto del momento que se vivía en la belle époque, en que se elogiaba el pasado europeo.

El café pasó de denominarse Elite a llamarse Majestic para evitar la asociación del término con la monarquía y para conectar con los valores de la belle époque.

El café recibió enseguida a clientes muy conocidos, como el escritor José Régio, el poeta Teixeira de Pascoaes o el filósofo, profesor y político Leonardo Coimbra, entre otros. Las constantes visitas de los intelectuales convirtieron el café en un punto de encuentro del debate político, social y filosófico del momento.

En un lugar lleno de arte como el Majestic, los artistas portugueses se sentían como en casa. Por eso, estudiantes y profesores de la Escuela de Bellas Artes de Oporto llenaban sus mesas para sentarse junto a artistas famosos como Júlio Resende, debatir sobre arte y tratar de explorar nuevas vías artísticas para cambiar el sistema establecido.

JAMoutinho via Visual hunt / CC BY

Durante los años sesenta y setenta, el café fue víctima del paso del tiempo y de las fuertes manifestaciones culturales del país, hechos que lo llevaron a experimentar una lenta y constante decadencia. En 1983 fue declarado edificio de interés público, pero eso tampoco consiguió detener su proceso de deterioro.

Así pues, en 1992 los responsables del café decidieron cerrarlo para restaurarlo y recuperar su esencia. Y en 1994 volvió a abrir luciendo su imagen de antigua gloria.

Sobre sus mesas, J. K. Rowling escribió algunos fragmentos de Harry Potter.

La escritora británica J. K. Rowling, cuando vivía en Oporto, iba muy a menudo al Majestic y se dice que fue entre las mesas de este café donde la autora escribió algunos capítulos de la primera entrega de Harry Potter.

Cuando entréis en el café Majestic, atreveos a ir más allá de la barra y el piano. Descubriréis el patio y una escalera muy elegante que os guiará hasta la terraza, el escenario perfecto para disfrutar de los recitales de poesía, los conciertos de piano y las exposiciones de pintura que se celebran allí con frecuencia.

Sin duda, el establecimiento es un fiel reflejo del estilo decorativo de la belle époque.

Para más información puedes consultar la página web de Café Majestic.