Inspiración por Europa

Viaja y sueña: descubre los puntos de encuentro del continente y explora las huellas de su historia con una nueva mirada.

Café Florian

La cuna de la Bienal de Venecia

wolfB1958 via Visualhunt / CC BY-ND

El Café Florian es una parada obligatoria para cualquier persona que visite la capital del Véneto. Hoy en día se le reconoce por su terraza en la plaza San Marco y la música en directo que ofrece todos los días, pero el Café Florian ha sido mucho más que un lugar para tomar café.

El Café Florian es el café más antiguo de Italia: abrió sus puertas en 1720 bajo los pórticos de la Piazza San Marco. Su nombre inicial era Alla Venezia Trionfante pero rápidamente pasó a conocerse como Caffè Florian, un nombre que hace referencia a su fundador, Floriano Francesconi.

Jérémy Couture via VisualHunt.com / CC BY

Fue el lugar de encuentro de la aristocracia veneciana, los comerciantes y los banqueros de la zona. La ciudad era un punto clave en el comercio marítimo, de ahí que el café se convirtiera en testigo de importantes operaciones bancarias y comerciales. Reflejaba el patrimonio cultural, literario y artístico de la ciudad y, a la vez, era el icono de su progreso: durante el siglo XVIII fue el único café de Italia que también servía a las mujeres.

En sus inicios, el café era frecuentado por personajes de renombre, como el dramaturgo italiano Carlo Goldoni o los escritores Goethe y Casanova, quien enseguida se sintió atraído por la idea de que fuera el único café que permitía la entrada a las mujeres. También frecuentaban el local el poeta y político Lord Byron, y los novelistas Marcel Proust y Charles Dickens.

Va ser el primer cafè italià en obrir portes a les dones.

En el año 1773, Valentino Francesconi, nieto del fundador, se hizo cargo del local. Unos años más tarde, ante la inquietud social inspirada por la Revolución Francesa, el Estado veneciano temió que las ideas revolucionarias se esparcieran también por toda Venecia y, para evitarlo, forzaron el cierre del café, que se había convertido en lugar de reunión de muchos franceses jacobinos. En 1797, cuando las tropas francesas entraron en la ciudad, Valentino Francesconi pudo abrir de nuevo sus puertas, primero recuperando el nombre Alla Venezia Trionfante y, posteriormente, como Caffè Florian.

on1stsite. via Visual Hunt / CC BY
franzconde via VisualHunt / CC BY

A comienzos del siglo XIX, el café se encontraba en mal estado y se restauró con una propuesta del arquitecto Ludovico Cadorin. Las diferentes salas sufrieron una importante reforma y fueron bautizadas con los nombres actuales: Sala degli Uomini Illustri, Sala del Senato, Sala Cinese, Sala Orientale, Sala delle Stagioni y Sala Liberty. Todas las salas se adornaron con el trabajo de artistas, escultores, fotógrafos y dibujantes. El café continuó siendo un lugar de ebullición de la vida cultural de la ciudad y en 1893 albergó el nacimiento de una exposición internacional de arte contemporáneo que más tarde sería conocida como Bienal de Venecia.

El 1893, va convertir-se en la cuna de l’exposició internacional d’art contemporani, que més tard es va convertir en la Bienal de Venècia.

Han pasado los años y el Café Florian sigue abierto, latiendo como en sus inicios. En el año 2003, la artista contemporánea Irene Andessner pintó una serie de diez retratos de mujeres influyentes de la sociedad veneciana y denominó la colección Le Donne Illustri. Su obra se expuso en la Sala degli Uomini Illustri y, en la actualidad, se cede para su exposición a museos de arte de todo el mundo.

Son of Groucho via VisualHunt.com / CC BY

En la actualidad, uno de los protagonistas claves del café también es la música. Una de las imágenes más típicas del Florian es ver a sus clientes tomando un café en la terraza mientras disfrutan de música clásica en directo.