Inspiración por Europa

Viaja y sueña: descubre los puntos de encuentro del continente y explora las huellas de su historia con una nueva mirada.

Brno

La ciudad checa donde el tiempo engaña.

Photo credit: toms_travels via Visualhunt / CC BY-ND

El medio día en Brno despista a sus visitantes. Cada día, a las 11 horas, suenan 12 campanadas en la catedral gótica de San Pedro y San Pablo, entonces la duda asoma: ¿Qué hora es? Todos los habitantes saben que cuando suenan las 12 horas, en realidad son las 11. Es una vieja costumbre que se conserva para recordar un engaño histórico gracias al cual la ciudad se salvó de un ataque.

Esta es la leyenda. Corría el año 1654, Europa vivía inmersa en la Guerra de los 30 Años cuando el ejército austriaco quería conquistar Brno. Entonces, su comandante preparó un gran ataque pero decidió que si a las 12 del medio día no había conseguido entrar en Brno, se rendiría. Los checos se enteraron de los planes del enemigo y ante la derrota inminente de la batalla decidieron hacer tocar doce campanadas a las 11 en punto. Fue así como simulando la llegada del deseado medio día, los austriacos se marcharon y Brno se salvó.

El Coleccionista de Instantes via VisualHunt.com / CC BY-SA

Cada día, a las 11 horas, suenan 12 campanadas para recordar un engaño histórico.

Es esta la anécdota más popular de Brno, la capital de la región de Moravia y la segunda ciudad más importante de la República Checa después de Praga. También la cultura ha dejado huella en Brno. Es la ciudad nata del escritor Milán Kundera y la urbe donde el científico Gregor Mendel desarrolló su célebre teoría sobre genética.

Dušan Šimonovič via Visual hunt / CC BY

Para cerrar la lista de nombres famosos asociados a esta ciudad, uno clave: Mozart. El entonces pequeño Amadeus, con sólo 11 años, un todavía casi desconocido compositor dio un concierto magistral en el teatro Reduta. Este teatro aún existe, y aunque hoy pertenece al Teatro Nacional de Brno, presume por ser el espacio teatral más antiguo en la Europa central. Una escultura del joven músico recuerda aquel histórico acontecimiento en la plaza del Mercado de Col (Zelný trh), buen lugar para empaparse con los olores y sabores de Moravia.

Pero si hay algo que ha hecho que el nombre de Brno suene en todo el mundo es por ser una de las sedes del Campeonato del Mundo de Motociclismo que se celebra todos los años en agosto.

Mozart, con sólo 11 años y siendo casi un desconocido compositor, hizo un concierto magistral en el actual Teatro Nacional de Brno.

Pero si hay algo que ha hecho que el nombre de Brno suene en todo el mundo es por ser una de las sedes del Campeonato del Mundo de Motociclismo que se celebra todos los años en agosto.

Sergey Galyonkin via Visual Hunt / CC BY-SA

Quienes sí saben bien las ventajas de vivir en Brno son los universitarios. De los aproximadamente 400.000 habitantes, al menos cien mil son estudiantes, de ahí la fama de destino animado, cosmopolita donde los cafés están llenos de gente todo el año. Es también ciudad de tertulias literarias y conocida por su rica agenda musical. Cabe reseñar en este aspecto que Brno es sede del Festival Internacional de música Otoño de Moravia, que se celebra todos los años en septiembre y octubre. Otra de las citas claves del calendario cultural checo.

Una ciudad rica en tertúlias literarias y actuaciones musicales.

La ciudad también se orgullocese de salvaguardar la Villa Tugendhat, catalogada como Patrimonio de la Humanidad por la Unesco. Se trata de una casa modernista construida en 1929 por el arquitecto alemán Ludwig Mies van der Rohe.

justraveling.com via Visualhunt / CC BY-SA
wendyfairy via Visualhunt / CC BY-SA

Pero en el día a día, el latir de la ciudad se siente en la Plaza de la libertad, Námesti Svobody. Llena de restaurantes, como por ejemplo el popular Stredoveka krcma, donde degustar una sopa de col, plato típico que nunca falta en las comidas y cenas. Tras la sopa, carne de cerdo, preferiblemente ahumada, acompañado de patatas y bañado en salsas varias. Y para beber, o bien lo dicho, una copa de vino de Moravia del sur. O como no, una cerveza. Dicen que los checos consumen ¡hasta 160 litros por persona al año, o sea, medio litro diario de cerveza por cabeza!. No hace falta que les imiten, pero no dejen de probar una Pilsner Urquell, que aunque es de la vecina región de Bohemia es la más vendida en el país. Y para los valientes, un chupito de slivovice, licor fuerte, que sí que es típico de Moravia.

Norio.NAKAYAMA via Visual Hunt / CC BY-SA

Eso sí. No se despisten. Si escuchan sonar doce campanadas pero la hora no coincide con la que marca el reloj es normal. No es una confusión generada por los efectos de la mezcla de cerveza, licor y vino. En Brno el tiempo está manipulado. Advertidos quedan. Para cerrar, un brindis por Moravia. ¡Na zdravi! (Salud).

Para más información puedes consultar la web de la Oficina de Turismo de Brno.

LAS CLAVES DE ESTA CIUDAD:

Un libro

La broma del escritor checo por excelencia Milan Kundera. Con esta obra, la primera novela del autor, Kundera hizo una sátira al comunismo stalinista de la época.

Un personaje

El padre de la genética, Gregor Mendel, realitzó los cultivos de guisantes con los que estudió la herencia genética en el Monesterio de Sant Tomás de Brno, actual Museo Mendel.

Un lugar

La plaza Svobody o de la libertad es el lugar ideal donde observar un curioso reloj gastronómico del 2010. No se trata de un reloj convencional ubicado en un edificio, sino de una cápsula negra en el centro de la plaza. Imprescindible visitarlo a las 11h!

Una canción

Más que una canción, una obra. Nos quedamos con la la opera Jenůfa del compositor Leos Janacek, estrenada el 1904 en Brno.

Un plato

La sopa de col con tocino o Zelňačka, es un primer plato consistente, imprescindible de la cocina checa!

Una fiesta

Santa Barbara es la fiesta favorita de los más pequeños. La tradición mana y cada 4 de diciembre es costumbre regalar a los niños dulces y juguetes.