Inspiración por Europa

Viaja y sueña: descubre los puntos de encuentro del continente y explora las huellas de su historia con una nueva mirada.

Bremen

Una ciudad de cuento.

Bremen es una ciudad de cuento no solo por su nombre, sino también por todas las anécdotas que esconde. Situada en el norte de Alemania, es el lugar de destino de la popular historia infantil de los hermanos Grimm Los músicos de Bremen.

En recuerdo del cuento, en la bonita Marktplatz o “plaza del mercado” hay una escultura de bronce con los cuatro protagonistas haciendo una torre: en la base, el asno en pleno rebuzno; sobre él, el perro que ladra; subido a su lomo, el gato que maúlla; y encima, el gallo que canta. Pero no es la única escultura famosa de la plaza. Muy cerca encontramos también la de Roldán (sobrino de Carlomagno), de diez metros de altura. Todo un símbolo de libertad, ya que Bremen tuvo siempre fama de ser una «ciudad libre», razón por la cual los hermanos Grimm situaron aquí su relato.

Photo via VisualHunt
jrgcastro via Visual hunt / CC BY-NC-SA

Los animales simbolizan las cuatro clases sociales y los ladrones, que huyen despavoridos por sus cantos de una casa de las afueras de Bremen, representan a los señores feudales. Bremen, un obispado en aquella época, era una de las pocas capitales europeas donde era posible imaginarse la victoria del pueblo sobre el poder feudal. La escultura del asno, el perro, el gato y el gallo situada detrás del Ayuntamiento y la imponente figura de Roldán nos recuerdan que Bremen fue, es y será una “ciudad libre”.

Mientras Roldán esté en pie, Bremen será una ciudad libre.

Bremen es un destino anecdótico. ¿Sabíais que en los sótanos del grandioso Ayuntamiento renacentista hay una réplica de la escultura de Roldán? El edificio, catalogado por muchos expertos como el más monumental de toda Alemania, guarda una réplica de la escultura de Roldán porque, según la leyenda, la ciudad será libre siempre que Roldán continúe en pie. La idea es que si algún día la escultura original cae, se pueda colocar rápidamente la réplica. Así se salvaguardará la esencia y la independencia de la vieja Bremen.

Los sótanos del Ayuntamiento esconden dos tesoros: una réplica de la escultura de Roldán y la bodega más antigua de Alemania.

En los sótanos del Ayuntamiento encontramos otra curiosidad: el Ratskeller, la bodega más antigua de Alemania. Tiene más de seiscientos años de historia y es característica porque es un laberinto de túneles y pasillos donde maduran los vinos más viejos del país. Entre los muchos tesoros que contiene destaca el famoso vino de rosas, ¡un rüdesheim de la cosecha de 1653! Vista su edad, su calidad en boca es discutible, pero nadie puede dudar del incalculable valor histórico de esa pieza de museo, que se conserva como uno de los grandes tesoros de la bodega.

Nani Arenas
Glückstadt || Fotografie via Visualhunt / CC BY-ND

Pero lo mejor es que el Ratskeller, además de ser un museo del vino, también funciona como restaurante. Es un lugar ideal para adentrarse en la gastronomía alemana y degustar una de las recetas más típicas de la ciudad, el Seemanns Labskaus. Presume de ser un plato para «hombres fornidos» y era con el que los familiares recibían a los marineros para celebrar su regreso después de meses de ausencia. Lleva carne en salmuera, patatas, huevo frito, sardinas enrolladas, remolacha y pepinillos en vinagre.

cucina-casalinga.blogspot.com.es

Las sardinas son el alimento que mejor define la personalidad de Bremen, ciudad marcada por la actividad de su puerto, en el curso del río Weser. Como metrópoli de navegantes, formaba parte de la llamada Liga Hanseática, la asociación que las ciudades portuarias del norte de Alemania fundaron en el siglo xv para colaborar en el comercio marítimo y protegerse de los piratas del Báltico y del mar del Norte. La pesca era una de las numerosas actividades que se llevaban a cabo en este puerto, al que llegaban no sólo las mencionadas sardinas y otros pescados y mariscos, sino también productos exóticos procedentes de países lejanos que poco a poco se fueron incorporando a la dieta local.

¡Si en noviembre estás en la ciudad, no te pierdas la Freimarkt!

En el siglo xiii llegaron a la ciudad trabajadores de todo el mundo para trabajar en la construcción de la imponente catedral gótica de San Pedro. Cuenta la leyenda que era un punto muy positivo en un buen currículum haber participado en el proyecto. Por eso eran muchas las personas que, cuando buscaban un nuevo trabajo, afirmaban que habían trabajado en esa obra. Para comprobar si era cierta su experiencia, los contratadores de aquella época preguntaban a los candidatos dónde se encontraba la pequeña escultura del ratón de Bremen. En teoría, sólo quienes sabían la respuesta podían demostrar su trabajo en el templo. Hoy en día, la búsqueda de ese diminuto ratón (y de cien animalillos más) es tarea obligada, y divertida, para los visitantes que entran en la catedral.

Tupolev und seine Kamera via Visualhunt.com / CC BY

En Bremen la cultura gana protagonismo en la galería de arte Kunsthalle, un museo con obras de artistas mundialmente famosos como Picasso, Delacroix, Beckmann, Goya, Liebermann o Durero que se ha convertido en el símbolo de la elegancia clásica y el diseño moderno. Y los amantes de la arquitectura no os podéis perder el original edificio que acoge el Universum Science Center de Bremen, diseñado por el arquitecto Thomas R. Klumpp y construido con toneladas de acero inoxidable.

Pfifferdaj via VisualHunt.com / CC BY-NC-SA
Photo credit: Aeturnum via Visualhunt / CC BY-SA

Bremen es famosa en Alemania porque acoge una de las ferias más populares del país: la Freimarkt, que se celebra en la primera quincena de noviembre y en la cual la gastronomía ocupa un lugar predominante. A los alemanes les encanta reunirse en torno a unas cervezas y comer unas buenas salchichas con col marrón, las Braunkohl und Pinkel, también típicas de esta ciudad, que se parecen a nuestra morcilla. Y, por supuesto, disfrutar de la música tradicional. Así lo hacen durante casi tres semanas en las que la ciudad se transforma por completo. Pero lo mejor es que los puestos y las atracciones se colocan en el centro, e incluso los músicos de Bremen y el mismo Roldán participan en la fiesta.

Photo credit: Allie_Caulfield via Visual hunt / CC BY

Y cerramos con otra anécdota. Explican que, si coges con las dos manos las patas del asno protagonista del cuento de los hermanos Grimm, te concederá un deseo. ¡Pero cuidado! Es importante que lo hagas con las dos manos porque dicen que, si tocas el animal sólo con una mano, lo que se ve es un burro saludando a otro burro. ¡Sentido del humor local!

Para más información puedes consultar la web de la Oficina de Turismo de Bremen.

LAS CLAVES DE ESTA CIUDAD:

Un libro

Sin duda, el cuento de los hermanos Grimm Los músicos de Bremen es el texto más admirado por todos los ciudadanos.

Un personaje

Roldán era un comandante histórico de los francos al servicio de la Marca Bretona. Era el sobrino de Carlomagno y murió en la batalla de Roncesvalles a manos de los vascos el 15 de agosto del año 778.

Un lugar

El barrio de Schnoor es el más antiguo y bohemio de la ciudad. Perderse por el laberinto de tiendas, plazas y restaurantes que lo forman es la mejor manera de vivir el barrio y de conocer a sus comerciantes y artistas.

Una canción

Nos quedamos con la versión que hizo Hans Last, compositor nacido en Bremen, de la canción “Happy heart” (1969), de Andy Williams y Petula Clark.

Un plato

Braunkohl und Pinkel, salchichas de cerdo con col.

Una fiesta

La fiesta del deporte de hielo se celebra el 6 de enero. Durante ese día, personas conocidas de la ciudad se disfrazan de Reyes Magos y van juntas al río Weser para comprobar si el río se ha helado.